jueves, 25 de junio de 2015

Cajas decorativas del Sahara: un pedazo del desierto en tu hogar

Cajas decorativas del Sahara: un pedazo del desierto en tu hogar

Las cajas decorativas artesanas constituyen una manera muy especial de dar un toque único a tu casa. En un momento en el que la decoración en serie predomina, esta tipo de detalles aportarán un aura de hand made a cualquier espacio. Las cajas de madera, por ejemplo, son ideales en hogares en los que predomina el estilo shabby chic, tan de modo actualmente. La opción de las cajas de madera decoradas y pintadas añade un toque de riqueza cromática y alegría.

Hoy queremos hablarte de unas cajas decorativas muy especiales: las elaboradas en el sur de Marruecos, muy cerquita del desierto del Sahara. Las hay de formas y tamaños muy diversas, pero hoy te detallaremos aquellos elementos que las hacen únicas. La artesanía de Marruecos es, en líneas generales, muy apreciada, porque nos remite a la decoración árabe y a toda su magia y magnetismo.

Lo primero que te llamará la atención de las cajitas del Sahara es el material en el que a menudo se realizan: se trata del alabastro, un elemento natural que, aunque de entrada parece muy duro, en realidad es fácilmente maleable y puede adoptar formas y decoraciones diversas. De hecho, se usa desde la antigua Grecia para elaborar objetos de uso cotidiano, si bien también lo han empleado grandes artistas para crear sus esculturas. Se trata, por tanto, de un material muy apropiado para ser trabajado. Puede ajustarse y moldearse fácilmente, de tal manera que es posible encontrar cajas artesanales de alabastro con tapa para ampliar sus posibilidades de uso, en las que es posible guardar pequeños objetos.


Un elemento muy característico de las cajas artesanales del desierto es su simbología bereber. Ten en cuenta que estamos en un territorio en el que predomina este grupo étnico, que es en realidad el originario de Marruecos. Pese a que a menudo se asocia este país con el mundo árabe, la llegada de esta población fue muy posterior, y si bien los árabes instauraron su dominio, terminaron conviviendo con la población autóctona, que sigue siendo numéricamente mayoritaria y que ha mantenido viva una rica cultura de rasgos diferenciados. Esa cultura puede apreciarse claramente en sus cajas artesanales, que incluyen elementos propios del mundo amazigh, como las cruces bereberes o la figura del hombre libre, que también se emplea en la bandera propia de este grupo étnico. Te puedes encontrar una caja bereber que reúna, incluso, varios de estos elementos en la misma decoración, si bien es verdad que, en general, las cajas del desierto son sobrias en sus motivos.


En cuanto al colorido de las cajas del desierto, contrastan con la tendencia general de la artesanía de Marruecos, que acostumbra ser muy colorida: en este caso predominan los tonos ocres y tierra en sus diversas variantes, quizás como un guiño a las propias tonalidades que dominan el paisaje en el que han sido producidas, marcado por la arena y las grandes planicies de marrón infinito. Como contraste frente a esos tonos tierra, la decoración bereber que se pinta sobre el material de origen suele ser blanca. De este modo se consigue una armonía y al mismo tiempo, un contraste cromático muy ricos y originales.

La artesanía bereber es de una gran riqueza. Permite conectar con los orígenes más remotos de Marruecos y presenta una especificidad que la hace única. Se puede encontrar en prácticamente todo tipo de objetos, desde bolsos hasta colchas, boles... e incluso en elementos de indumentaria. Las cajas artesanales del Sahara son una muestra muy destacada de esa originalidad, y además de ser útiles para guardar pequeños objetos y decorar cualquier estancia, permiten a quien las posee tener un auténtico pedazo del Sahara entre sus manos.